Guerrer@s En Acción: los meditadores

This post is also available in: itItaliano (Italiano) enEnglish (Inglés)

¡Hola Guerrer@s!

Seguimos en la lucha con más historias de nuestros Guerreros En Acción, nuestros G.E.A, en esta ocasión: los meditadores.

¿Sabéis? Los pocos días que pude salir del hospital en julio y que fui a la playa fueron unos de los mejores de mi vida. Entre otras cosas, fue la primera vez que vi el mar. Es algo tan inmenso, bonito y enigmante que mirándolo puedes abstraerte y olvidarte de todos los problemas. Por un momento ¡Incluso me olvide de la Glucogenosis! Aunque en realidad esta no da mucha tregua y al ratito ya me tuvieron que medir de nuevo el nivel de glucosa en sangre, pero bueno, que me quiten lo “bailao” 🙂

En mis salidas por el paseo marítimo de la playa velilla estaba super emocionada. Aquello fue un sinfín de descubrimientos: personas, animales, arboles, flores, colores, el atardecer, el amanecer, nuevos olores… Yo ahi tocando todas las cosas que podia y mis padres preocupados por la neutropenia y posibles infecciones, limpiándome las manos a cada rato, pero dejándome disfrutar al máximo. Me gustaría haber probado también nuevos sabores. Con esto de la dieta estricta y el hecho de que aún no puedo comer bien por boca ya sabéis que estoy un poco más limitada en ese sentido, pero bueno , algunas cosillas si me lleve a los labios, al menos para probarlas… ¡Qué rico!

Pues eso, que yo andaba ahi flipando, con mi cara de sorpresa que podeis ver en la foto, intentando mirarlo todo desde mi Ninamovil, para adelante, para atrás, para arriba, me faltaba tiempo… y ojos.

Me llamo la atención que había mucha gente mirando hacia abajo. Andando, sentados, incluso corriendo o en el coche. Yo me preguntaba: con todas las cosas y personas bonitas que hay alrededor ¿Por qué miran hacia abajo?

Desde mi limitado conocimiento de bebé de diez meses yo había entendido que “cabizbajo” se utilizaba para personas con la cabeza inclinada hacia bajo por tristeza, preocupaciones y cosas no muy positivas. Sin embargo, esto parecía un nuevo tipo de “cabizbajos” porque algunos de ellos se reían… No entendía nada. Luego me di cuenta que tenían una cosa entre las manos, una especie de aparato con una pantalla sobre la que pasaban los dedos. Entonces, de nuevo, otra autopregunta: ¿Qué tendrá ese aparato que la gente lo mira tanto? Con lo bonito que es el mar, el atardecer, con lo lindo que es mirar a la gente a la cara ¿Será que soy aún muy pequeña para entender estas cosas?

En fin, a lo que iba, la última hazaña de los G.E.A.:

Mientras tanta gente va deprisa y corriendo a todas partes sin mucho tiempo para las cosas que verdaderamente importan, o viviendo realidades paralelas a través de unas pantallas, los GEA meditadores se tomaron su tiempo de introspección, de ser conscientes del momento presente y ser solidarios con los peques en apuros. Organizaron una sesión de meditación en la que parte de los ingresos recaudados fueron destinados a investigación y además hubo donaciones individuales de varias personas.

¡MUCHISIMAS GRACIAS MEDITADORES! ¡MUCHISIMAS GRACIAS GUERRER@S!

Por cierto, Gerrer@s, si a alguno de vosotros se os ocurre alguna actividad sobre alguna disciplina similar, o temas deportivos, conciertos, conferencias…etc., no dudeis en escribirme.

Muchos NinAbrazos a todos y muchos besos a mi Tia-abuela Merce, mi Tita Laura, Enrique, Isabel y todos los que andaban por allí meditando 🙂

Deja un comentario