Guerrer@s En Acción: Pequeños grandes seres humanos (II) Hay Esperanza.

This post is also available in: itItaliano (Italiano) enEnglish (Inglés)

¡Hola Guerrer@s!

No sé si recordareis que unos meses después de que me dieran el diagnóstico de la enfermedad os hablé de unos  “Pequeños grandes seres humanos”  que se habían implicado mucho en apoyar nuestra causa.

Pues bien, últimamente estaba contentísima porque he hecho un montón de amig@s y cada vez son más y más los peques que se están convirtiendo en Guerrer@s En Acción.

El Colegio de Educación Infantil y Primaria Alonso de Alcalá de mi súper pueblo Alcalá la Real organiza todos los años una carrera solidaria y decidieron dedicar la que se realizó a finales de 2018 a apoyar la investigación sobre la glucogenosis tipo 1b ¡Muchísimas gracias, Guerrer@s! Gracias a l@s alumn@s, a todo el Colegio, a l@s profes, a la Dirección, a todas las familas de los estudiantes… a todos los que habéis colaborado en esta iniciativa tan bonita.

 

No pude estar presente pero he visto fotos y videos y me han encantado. Ya sabéis que he aprendido a andar hace unas semanas pero la verdad es que aún no corro. Eso sí, me encanta ir muy rápido a todas partes. Siempre tengo ganas de hacer muchas cosas en muchos sitios y a veces tengo la sensación de que mi cabeza va mucho más rápido que mis piernecitas y debo tener cuidado con no tropezarme, sobre todo cuando la sonda nasogástrica está conectada a la bomba para darme la comida…

Deberíais ver el espectáculo, mi madre, mi padre, los abuel@s, cualquiera que haya por ahí, tiene que enganchar el palo con ruedas donde está instalada la bomba y seguirme por la casa a toda velocidad porque he decidido que a mí no me para nada, y menos aún un simple cable 🙂

Es que hay muchas tentaciones, no me puedo resistir. Sobre todo los libros, están por toda la casa. Los libros musicales son mis favoritos… No paro de darle a los botones y de mover el esqueleto cada vez que suena música. Me gustan tanto que en un momento dado pensé que todos los libros eran musicales y cuando me daban uno que no lo era pues yo seguía ahí hincando el dedo y no entendía por qué no sonaba nada.

Pero bueno, los que no tienen música también tienen su encanto… tengo uno de animales que lo flipas… le pegas un tirón a la página y te sale la cabeza del rinoceronte… ¡Cómo mola el Rino! También tengo un libro con caras de peques que reflejan diferentes tipos de expresiones… uno se rie, otro llora, otro hace Cucú, otro hace yeah!! Ese me encanta. Ninguno de esos peques tiene sonda pero dentro de poco se la voy a dibujar yo, que también estoy empezando a hacer garabatos.

Como de costumbre, ya estoy saltando de un tema al otro. Os decía que no pude ir a la carrera porque aún no corro y, bueno, también porque en esas fechas aún estaba en el hospital ingresada. En cualquier caso, ahora que ando rápido y sobre todo cuando pueda correr y hacer deporte, tendré que controlar el nivel de glucosa en sangre aún más, dado que gasto más energía y necesito aún más aportes.

Además, como soy muy peque y todavía no he podido tolerar la maicena ni introducirla en mi dieta, no consigo hacer pausas largas entre comidas. Pero bueno, poco a poco, con mucha calma, mucho amor y todo vuestro apoyo seguro que sigo creciendo, mi aparato digestivo se hace más fuerte y al final lo consigo.

 

 

En unos añitos estaré participando en la carrera del colegio y también en la Carrera y Senderismo Solidario «Nina la Guerrera», aunque sea andando rapidito y tomándome bien la maicena.

Aquí no se queda la cosa, en uno de mis pueblos de adopción, en Priego de Córdoba, una de nuestras Súper Guerreras de la Escuela Infantil Bambi volvió a implicarse en nuestra causa, vendiendo polvorones que los mismos peques habían hecho.

Seguro que estaban súper ricos. Yo no podría comerlos porque no puedo tomar azúcar pero ya estamos pensando cómo hacer polvorones y pasteles con ingredientes que me permitan comerlos dentro de unos años. Si se tienen ganas e ilusión, todo es posible.

Por último, como ya sabéis, la iniciativa de reciclaje de los “Tapones para Nina”   está triunfando también entre los más peques en varios colegios y eso nos alegra muchísimo.

Hace un tiempo os hablé de mi Ejercito blanco y de la importancia de que tengamos un buen sistema de salud y profesionales sanitarios competentes y motivados que se esfuercen por mejorarlo día a día, a pesar de las dificultades.

Aún soy pequeñita pero me da la impresión de que junto con la Salud, la Educación es una de las cosas más importantes y, aunque aún no voy a la escuela, ya sé que l@s profes realizan una labor súper importante para todos nosotros. Se merecen mucho respeto y que les den todos los recursos que necesitan para hacer su trabajo lo mejor posible.

Me cuesta entender cómo es posible que gastemos más dinero en armas y tanques que quitan vidas en lugar de salud y educación, que las salvan y las mejoran. Quizás cuando crezca lo entienda… ¿O no?

¡Ay! … ¡Qué pena! … Debo confesaros que me acabo de poner un poco triste: mientras escribía esta entrada en el blog me he encontrado con una noticia que me ha roto el corazón.

Un peque luchador de diez años se ha quitado la vida en Estados Unidos porque estaba siendo víctima de acoso escolar ¿Sabéis por qué? Simplemente porque llevaba una bolsa de colostomía. Tenia problemas de salud y necesitaba sacar la materia fecal del intestino al exterior de esa manera. Era un Guerrero que conseguía enfrentarse a su enfermedad cada día y, al final, no fue ésta la que le quitó la vida, fue el «Bullying».

También me cuesta entender cómo hay peques capaces de acosar a otros… ¿De dónde sacan esas ideas? Estamos en la edad de mirar, aprender, observar… ¡Somos esponjas! Así que ponedle atención a lo que hacéis y decís porque no se nos escapa una.

Por suerte hay otras noticias más esperanzadoras, como una joven sueca de 16 añitos que ha empezado un movimiento en favor del medio ambiente y para combatir el cambio climático que ya suma decenas de miles de simpatizantes a nivel internacional, la mayoría estudiantes… ¡Les deseo mucha suerte!

Dado que los peques somos el futuro, en estos tiempos que corren en los que ha vuelto la moda de levantar la voz, es más importante que nunca que crezcamos educados en valores de amor, solidaridad, paz, convivencia, inclusión, diálogo, respeto, tolerancia, amistad, compañerismo, diversidad, amabilidad, empatía… y tantas otras cosas bonitas de las que somos capaces.

Hagamos lo posible para que iniciativas y noticias tan preciosas como las del Colegio Alonso de Alcalá, la Escuela Infantil Bambi, los Tapones para Nina, que promueven valores tan importantes, sean cada vez más numerosas para que nos hagan confraternizar con más frecuencia y nos ayuden a conseguir un mundo mejor.

Hay Esperanza 🙂

 

 

Millones de NinAbrazos!! 😉

Deja un comentario